• Mauricio Solano Con

Pandemia o epidemia, ¿cómo prevenir la crisis en la empresa?

Recientemente con la aparición del nuevo Covid-19 se ha desatado nuevamente a nivel mundial, una preocupación importante, no sólo por la salud humana en general, sino por cómo atender este tipo de eventos para que no continúen su propagación y no afectar a poblaciones y a las empresas. Y no es la excepción, la comunicación y la información en este tipo de eventos es fundamental.

Lo primero que se debe entender, es la diferencia entre pandemia como algunos lo hacen ver en este momento y otro una epidemia. Dado el contagio mundial del virus, podemos decir que estamos frente a una pandemia, siendo que su definición refiere al contagio en muchos países. Mientras que si en una empresa se llegara a dar una situación afín, hablaríamos de una epidemia, es decir un contagio entre muchos individuos en un mismo sitio.

Ante este tipo de eventos, es importante que las empresas desarrollen programas de prevención, que deben considerar varios asuntos, como lo son:

1. Mantener al personal informado sobre cualquier potencial de afectación, sea el ingreso o aparición de casos en el país, qué zonas del país manifiestan personas afectadas, y cómo eventualmente pueda ir avanzando el contagio.

2. Recordar al personal las medidas de higiene, que en este momento se enfocan principalmente en un adecuado lavado de manos, y evitar el contacto con personas que manifiesten síntomas similares a los de un resfrío. Todo el personal a su ingreso a las instalaciones deberá proceder antes de iniciar sus labores, a realizar un adecuado lavado de manos, principalmente aquellos que habrían llegado en transporte público. El estornudo siempre contra una toalla desechable, y de no contar con una, contra la ropa del brazo.

3. Mantener una vigilancia del personal para prevenir que personas con síntomas se presenten a trabajar, y definir un plan de comunicación para que el colaborador, antes de llegar a su sitio de trabajo, se presente a una dependencia de salud cuando crea tener algún síntoma sospechoso.

4. Velar por las condiciones de salud e higiene en la organización, principalmente en las zonas de concentración de personal: ascensores, servicios sanitarios, comedores, pasamanos de escaleras, etc. El uso de desinfectantes en estos ambientes es recomendable para reducir la posibilidad de contagios.

Adicionalmente y de cara al plan de continuidad del negocio, es recomendable que la empresa revise sus protocolos generales de respuesta a una epidemia, que claro, no debe limitarse al Covid-19, ya que podríamos tener epidemias de cualquier tipo de enfermedad, y la empresa debe estar siempre preparada. Este tipo de protocolos deberían considerar:

1. Revisar los mecanismos establecidos para identificar y atender a uno o varios colaboradores que puedan presentar síntomas de enfermedad en un marco de pandemia establecido.

2. El protocolo de alerta a las autoridades de salud.

3. La inmediata revisión de las condiciones en que el colaborador estuvo dentro de las instalaciones: personas con las que tuvo contacto para alertar de su seguimiento, áreas en las que estuvo presente para proceder a su desinfección.

4. Y tener presente el plan de sucesión para personal crítico, siendo que éste debe estar actualizado.

Recomendaciones finales:

1. Los mecanismos en general de comunicación con el personal deben estar actualizados y mantener una estrecha comunicación empresa-colaborador.

2. Mantener una campaña para recordar sobre la prevención del contagio, realizando un lavado de manos y prevenir actos que fomentan el contagio.

3. Estar atentos a cualquier posible situación, individual o masiva, y que por más simple que parezca, debe ser atendida. No creamos siempre que sólo es un resfrío, actuemos previendo lo peor para evitar cualquier sorpresa.

¡Evitar que una epidemia se manifiesta en la empresa depende de todos! Y así todos, incluidos nuestros seres queridos, estaremos más seguros.

#pandemia #epidemia #gestiondecrisis

12 vistas

Entradas Recientes

Ver todo